4


Pequeños y hermosos mortales

jueves, 29 de noviembre de 2012

▲104 Esas sombras, ese dolor.


Y es que los laberintos no me dejan continuar, corro y corro, deseando escapar. 
Todo camino se cierra, el mapa se rompe y mis piernas flaquean.

Se interponen muros y paredes, mis alas se cortan de raíz, y me doy cuenta de que lo único que me rodea es soledad y oscuridad. Miro hacia los lados y me encuentro aún más perdida, me asfixio, me pierdo, me siento más sola cada día. Camino, camino y todo sigue igual que siempre, ese dolor sigue vigente las 24 horas del día. Y el tiempo se congela, pero las sombras siguen a mi lado.
 Y entonces, sólo imagino aquél momento en que finalmente pueda encontrar, ese final que se esconde y se camufla haciéndose el difícil de hallar. Quiero encontrar la salida, esa salida de emergencia, esa que me lleve a un lugar fuera de este dolor, para calmar este tormento, para acabar con el sufrimiento.
Para fingir que todo irá bien, para esperar que la soledad termine, que el dolor me abandone y las sombras se marchen.  
~•Si al huir, me llamaran cobarde; lo desearía, más que seguir con este dolor en mi pecho.
~•Si el correr, lo llaman miedo; lo desearía, en vez de seguir estancada igual que siempre.
~•Si al escapar, lo llaman "salida fácil"; lo prefiero, en vez de que las sombras terminen conmigo.
~•Si el fingir estar bien, lo llaman mentir; lo prefiero en vez de demostrar lo podrida que estoy. 

lunes, 12 de noviembre de 2012

▲103 ∞• Blαck αnd whitҽ or Colors• ∞


"Todo gran camino empieza por un pequeño paso" 
 ¿Aunque sea un camino repleto de lagrimas y obscuridad, de espinas, sangre y dolor? Cuándo existe ese vacío que quema tu alma empiezas a ver las posibilidades para sostenerte y no caer al abismo. Tu cabeza parece perder cordura, pero tu agonía comienza a gritar que ya no puede más. Te das cuenta de que hay cosas dentro de ti, que no quieren quedarse en ese oscuro lugar, porque sólo logran envenenarte. Y entonces, explotas. 
"El comienzo de tu felicidad" 
El comienzo de las sonrisas, de ver las lagrimas encerradas en un baúl. Y recuerdas ese lunes 12 de Noviembre, ese día de invierno, el día en que todo cambió. 
 "Pero toda felicidad viene rodeada, también, de sacrificios." 
 Un año parece no ser nada, pero muchas veces cambia por completo una vida y a una persona. Se puede fabricar tantas ilusiones, se tejen sueños alrededor de ese abismo y de pronto ese vacío, se llena. Algo hermoso y que te ha cambiado la vida. Algo que ya forma parte de ti, porque te hace más bien que mal. 
 Y entonces, sonríes y ves el sol renacer después de la tormenta. 
 "Y el tiempo que ha pasado..." 
 No lo cambiaría por nada, 365 días no son fáciles de olvidar. Nada es en vano, cuándo eso te hace sonreír. Nada es en vano cuándo cada una de las letras que plasmas las sacas del corazón. Porque se convierte en algo especial, en algo más allá de lo que los demás puedan comprender. Y entonces, ves todo de otro color. 
 "Es parte de tu alma." 
 No sólo parte de mi alma, es mi consuelo, es la mano que me sostiene. Es el amigo que me escucha y siempre esta ahí para mi, es alguien que no le importan mis defectos sino lo que puedo dar. Son mis lagrimas y mis risas, mi felicidad y mi tristeza. Es parte de mi vida, parte de mi alma, parte de mi corazón. Es la otra cara de la moneda, es el reflejo de lo que nadie ve, es lo que nadie conoce de mi. Y entonces, saber que nada acaba sino comienza de nuevo.  
.  .  .
Gracias, gracias, gracias. Infinitamente gracias.